Contáctenos

Conócenos

LA AUTORIDAD DE PROTECCIÓN AL CONSUMIDOR Y DEFENSA DE LA COMPETENCIA

Es una entidad pública descentralizada del Estado, con personería jurídica propia, autonomía en su régimen interno e independencia en el ejercicio de sus funciones, y adscrita al Ministerio de Comercio e Industrias. La Autoridad está sujeta a la fiscalización de la Contraloría General de la República, de acuerdo a la Constitución y las leyes.


El objetivo fundamental es "proteger y asegurar los Derechos del Consumidor y el proceso de libre competencia económica y la libre concurrencia, erradicando las prácticas monopolísticas y otras restricciones en el funcionamiento eficiente de los mercados de bienes y servicios para preservar el interés supremo del consumidor"


La mística institucional es el estar comprometidos con el bienestar de los panameños como consumidores y como productores a través de la inserción competitiva del país a la economía global, lo que nos impulsa a estar en un estado proactivo de transformación y cambios en la organización institucional para hacer más eficiente su gestión.


Dentro de este marco de conceptos y realizaciones, la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, se organiza, fundamentalmente en dos Direcciones Nacionales: Dirección Nacional de Libre Competencia y Dirección Nacional de Protección al Consumidor, contando además con el apoyo de otras unidades administrativas que hacen posible el logro de los objetivos institucionales.

Misión

Promover y defender activamente los derechos de los consumidores y velar por la libre competencia.



Visión


Ser una entidad líder, reconocida nacional e internacionalmente, en la promoción de mercados libres que beneficien a los consumidores, con apego a los valores de transparencia, eficiencia y compromiso social.

Significado del Logo

Sobre un campo blanco representativo de la transparencia, un globo celeste que representa la Unidad institucional. Las flechas naranjas que representan la constante actividad, en forma de arco se mueven en una dirección y en otra en sus tareas de protección al consumidor y defensa de la competencia.

Los tres elementos al conjugarse representan la figura de un ojo vigilante hacia distintas direcciones para ejercer su autoridad.